Ir al Contenido

María



María, situada enfrente del discípulo amado, María está escuchando las palabras que su hijo desde la cruz le diciendo tanto a ella como a San Juan.

Esta con las manos entrelazadas a la altura del pecho como símbolo de aquella persona que estaba preparada para el sufrimiento y el dolor, y que está mirando ya no con la pasión sino como se está cumpliendo el momento al que Dios le había predestinado.
Viste túnica azul, color que es el reservado para ella.



Contador de visitas y estadísticas

Regresar al contenido | Regresar al menú principal