Ir al Contenido

Madrugada de Sentimientos

<< Madrugada de sentimientos. Viernes Santo en Zamora >>



Se ha metido de nuevo el Yacente en su Iglesia esperando que otro año vuelva a caminar por las calles de Zamora, se comienzan a escuchar unos sonidos de sordina y tambor destemplado: es el Merlú. Algunos congregantes que se encargan de esta labor, van avisando a los cofrades por toda la ciudad para acudir a la procesión. Como ecos de otro tiempo, se escuchan a lo lejos por los distintos barrios de la ciudad. La hora se va acercando. Por las calles se ven ya muchos cofrades con la túnica y cruz que se dirigen hacia la Plaza Mayor. Pero otros no llevan túnica, sino un pañuelo al cuello. Estos se dirigen al Museo. Son las cuatro en el Museo, y allí muchos hermanos de paso se congregan para poner pies a los pasos que tanto tiempo han estado esperando para ver en la calle. Rápidamente pasan dentro del Museo, y se dirigen hacia su paso. Allí se pasa lista a los cargadores de cada grupo escultórico.

Los nervios empiezan a aflorar. Casi siempre hay alguien que falta. Entonces todos los cargadores, independientemente de su profesión y posición social, se juntan en un esfuerzo común. Se pueden ver los cargadores veteranos, y otros que cargarán por primera vez. Tampoco podemos olvidar a los suplentes que acuden con la esperanza de poder cargar este año si alguien no está, pero se van al poco tiempo al saber que este año tampoco podrán cargar con el paso al que tanta devoción le tienen.Allí están los pasos. Han estado esperando todo un año. Y en esos momento se mezclan una serie de sentimientos en los que el tiempo pasa muy deprisa. Poco a poco se van ajustando las plantillas de cargadores. Cada cuál en su sitio y a la orden de "¡ uno, dos, tres !, ¡ arriba ! " los pasos se ponen en pie. Comienzan a salir por las puertas del Museo todos. Ya está "La Caída" otro año más, con el Niño de los Clavos deseando ver la calle. Y le siguen el resto: impresionante Redención, Crucifixión, Elevación, La Agonia ...todos...Comienza "la carrera".Mientras tanto en San Juan ya está tocando el Merlú. Una multitud de espectadores y cofrades tratan de ver ese mágico momento en que el Cinco de Copas comienza su baile dentro de la Iglesia. En Renova ya comienza a caminar la banda de cornetas y con ella todos los hermanos. La procesión está en marcha.

Los pasos hacen "cola" en la C/Ramos Carrión para que pase el Cinco de Copas. Y cuando ya esta en la calle todos los pasos le siguen. La procesión parece distinta a esa horas con el cielo oscuro, y las luces que iluminan los pasos. Tienen una especial belleza.El tiempo pasa rápido. La procesión ya está en la Plaza de Alemania. Qué frío hace allí todos los años. Y siempre hay gente viendo allí el paso de la Congregación. Han madrugado otro año más para ver esta mágica procesión.Los pasos se dirigen hacia las Tres Cruces. Allí ya está casi despuntando el alba, y sobre la silueta de las Tres Cruces se distinguen perfectamente los pasos: la Verónica, la Soledad, ...Adquieren una apariencia casi distinta con esos primeros rayos de luz.Al poco comienza el descanso tan merecido para todos.

Hay que reponer fuerzas, pues todavía queda mucha procesión. Ahora la procesión parece distinta. Tras los 35 minutos de descanso se ponen de nuevo en marcha todos los pasos. Hay que hacer la Reverencia a la Soledad. Es un acto digno de ver por todos los hermanos de la Congregación.El tiempo pasa rápido. La procesión ya está en la Plaza Mayor. Allí algunos espectadores rompen en aplausos para reconocer el esfuerzo de todos los cargadores y cofrades de la Congregación. Dan la vuelta a la Plaza el Cinco de Copas, la Caída, ...y uno a uno todos completan esa parte del recorrido.Ya se dirigen todos al Museo. El último esfuerzo. Los pasos ya están a punto de entrar enm el Museo. Algunos paracen no querer entrar. Se resisten a permanecer un año entero en el Museo.

Los cargadores bailan los pasos por última vez. De nuevo algunos aplausos espontáneos de espectadores y cofrades que allí están.Al final ya están todos los pasos en el Museo. Todos menos la Soledad. Cruz en alto muchos cofrades la despiden en San Juan.Parece que fue hace un momento cuando los cargadores estaban allí en la puerta del Museo a las cuatro de la mañana, y ya ha pasado la procesión. Hasta otro año no volverán a verse los pasos por las calles de Zamora. De nuevo volverá a escucharse el Merlú otro año más. El Niño de los Clavos otra vez recordará a los espectadores la Pasión en Zamora.

Ya queda poco.

Fuente. pagina web "la Caida"


Contador de visitas y estadísticas

Regresar al contenido | Regresar al menú principal