Ir al Contenido

Historia


Después del encargo del antiguo grupo de la Crucifixión no se volvío a pensar en la incorporacion de nuevas imágenes, fue a raiz de la superacion del periodo crítico que siguio la desamortización de bienes cuando se propuso el incremento y reforma del patrimonio imaginero, asi en la junta
de 30 de septiembre de 1864 se trato de ver la manera de sacar a la cofradia la postracion en que se halla la negativa casi general de los hermanos a pagar la pensión anual. Para ello se proponia realizar una rifa que proporcionase algunos recursos que permitriesen celebrar mejoras en los enseres de la cofradia deteriorados por la acción del tiempo, se pensó en incorporar el calvario del altar del Cristo de la Agonía de la parroquia de San Juan, entre otras razones porque no suponia un gran desembolso, ya que unicamente solo necesitaba restauración.
El 10 de noviembre de 1865 se firmó el acuerdo con el párroco que cedia el uso de las efigies, no tan solo para sacarlas en andas en la procesion de la mañana del viernes Santo, sino también en cualquier otra, siendo de exclusiva propiedad de la iglesia las referidas imágenes, cuyo derecho se reserva para en todo tiempo. En el mismo acta la cofradia aceptaba y agradecia la cesión, comprometiendose al cuidado del altar e imagenes.El acuerdo precisaba de la aprobacion del obispo, aprobacion que su ilustrisima estampa en el acta de la visita de 10 de marzo de 1866.
No se conocen mas detalles, salvo que este mismo año salio en la procesión.





En realidad las imágenes del hoy paso de La Agonía, como claramente ha señalado Jose Navarron Talegón, no se concibieron para procesionar, sino para decorar la caja de un retablo, cuya hechura concertaron el 28 de febrero de 1604 Maria de Zamora y el entallador Juan Ruiz de Zumeta, para la capilla que ésta fundaba en la iglesia de San Juan de Puertanueva. Según las condiciones del contrato la escena principal tendria un Cristo que esta hecho en el altar; a los pies del Cristo San Juan y Maria, y una Magdalena al pie de la cruz abrazada. El artista se comprometío a entregar la obra para fin de abril de aquel mismo año. El 17 de Noviembre de 1605 Maria de Zamora concertaba su pintura con el artista zamorano Juan Álvarez de Escobar, estipulando que : las figuras todas han de ser muy bien estofadas de muy buenas colores y follaje, en el vestido de la Magdalena se han de poner algunas figurillas bajitas vivas, el San Juan y Maria han de llevar sus fajas por guarniciones de las ropas que diferencie el estofado de lo que fuere en dichas ropas. El pintor se obligaba a acabar la obra el dia de N. Sra de Septiembre.




El paso de La Agonía figuró en la procesión durante años, si bien en octubre de 1898 se acordó dejase de salir por estas muy deterioradas sus imágenes. La directiva justificó además su retirada alegando que la donación por la Junta de Fomento del paso La Elevación de la Cruz se hacia para remplazar a la Agonía. Pese a ello en octubre de 1900 el mayordomo presidente propuso volviese a salir pues entendia era un contrasentido que soncurriendo y haciendo estación dicha procesion en el calvario no figurse en ella dicho acto de la pasión, aunque su reincorporacion hubo de esperar todavia unos años (1908).

Texto Historia de la Cofradia de Jesus Nazareno




Contador de visitas y estadísticas

Regresar al contenido | Regresar al menú principal